Etiquetas

Con el Sr. Wert uno tiene la obligación de actualizarse casi a diario. Cuando pensamos tener una idea aproximada de lo que se propone, el ministro nos sorprende con una larga cambiada y reduce los análisis previos a la obsolescencia de una crónica deportiva. Wert habla mucho, y, cuanto más habla, más poderosa es la sensación de que lo hace siguiendo criterios demoscópicos antes que convicciones propias. Lamentablemente, este es el signo de los demagogos. Y su método, la improvisación.

Viene esto a cuento de una entrevista en ABC, donde el ministro explica los pormenores de su incipiente LOMCE. En la edición impresa, el sociólogo afirma:

Cuando se hace una referencia, a mi juicio mal intencionada y completamente equivocada, a las reválidas, lo que se está intentando poner de manifiesto es que se están creando barreras para dificultar el progreso del alumno. Y esto es absolutamente falso. […] Nuestro esfuerzo tiene que ir dirigido no solo a que aprenda cosas, sino a que esté en disposición de seguir aprendiéndolas toda la vida. Y de ahí que las evaluaciones externas no tienen nada que ver con las reválidas, porque no van a ser pruebas de conocimiento, van a ser pruebas de competencias. (23 de septiembre de 2012).

Quiero recordarle al lector que de estas pruebas tenemos de sobra, nacionales e internacionales. Pruebas de diagnóstico, Pruebas ESCALA, PISA, PIRLS, etc. No están concebidas para detectar la excelencia, sino para establecer el porcentaje de analfabetos funcionales que moran en el sistema educativo. Es evidente que un burócrata o un pedagogo no le dirán esto, pero se lo digo yo. Los asiduos de esta bitácora conocen mi parecer sobre lo que se ha dado en llamar “competencias básicas”, cuyo propósito no es otro que dispensar una formación de baratillo a generaciones de futuros currelas. Si las pruebas de las que habla Wert se parecen a las que yo mismo he debido corregir, efectivamente, no tienen nada en común con una reválida “de las de antes”. Como tampoco guardan relación alguna con cualquier examen de una mínima exigencia académica. En estos carísimos cuadernillos abundan las fotitos, las flechas, las crucecitas y las respuestas monosilábicas. Algunas cuestiones sonrojan por su simpleza y por el afán de insertar sus contenidos en contextos “chachis”, “mú daquí” y “mú dahora”. De vez en cuando, claro, se cuela alguna pregunta nutritiva, precisamente cuando presupone algún conocimiento concreto y se omiten las pistas escandalosas del tipo “une los puntos en línea”.

Pero nada escandaliza más que un Ministro de Educación abjurando del “conocimiento”, esa bicha inmunda, como si transmitírselo a los estudiantes fuera algo tan vergonzoso como pasarles jaco. “¿Conocimiento? No, tío, yo no sé nada de esa mierda. Te equivocas de hombre”. No, no, Wert no suministra ese tipo de mercancías, ¿cómo se le ocurre?: él también receta metadona en el Sanatorio Competencial.

Es triste admitir que cuanto uno pueda leer en los sucesivos borradores de la nueva Ley puede ser refutado en cuestión de segundos por el propio hacedor de la martingala. ¿Qué credibilidad tiene un código cuyos principios son impugnados por el principal responsable de su cumplimiento? No obstante, es todavía más triste comprobar cómo el legislador de la excelencia asume poco a poco el lenguaje del adversario: sus modismos de political correctness, su talante equitativo, su aversión a las ideas vigorosas y las palabras fuertes.

Seguiremos a la espera de noticias, aunque uno ya teme que, a este paso, lo que se apruebe próximamente en el Congreso sea… la LOE.

Anuncios