Etiquetas

La criatura ya tiene nombre: LOMCE. No es particularmente eufónico, sobre todo si se compara con sus precedentes socialistas. LOGSE, en boca de acólito, tenía un retrogusto goloso, su puntito de momentánea asfixia al alcanzar la suspensión de los sentidos. Bien es cierto que los discrepantes convertíamos su cadencia en un sonoro gargajo, como para acentuar el profundo desprecio que nos provocaba. La LOE, por su parte, vino a zanjar la dicotomía fonética, de modo que unos y otros mascullábamos esta cosita grácil, leve y alada, como quien se arranca por Rubén Darío.

LOMCE suena, en cambio, a loncha pancetera, a tasca mesetaria que abomina de exquisiteces y opta por la grasa y el tocino allí donde otros convidarían a foie du canard. La nueva ley apunta hacia una LOCE entradita en carnes, hermosa y satisfecha de que la mayoría absoluta prefiera unos buenos huevos con chorizo a las famélicas tapas de los gastrobares posmodernos.

Más allá de las siglas, lo cierto es que la LOMCE es, todavía, poco más que un embrión. Queda por ver si muchas de las cosas que se apuntan en el anteproyecto nutrirán de veras al sistema o permanecerán en el limbo de los buenos propósitos. La mayoría han sido demandadas en esta y otras bitácoras resistentes: itinerarios tempranos, evaluaciones externas, transparencia del sistema, rendición de cuentas y hasta una bien entendida autonomía para que cada centro pueda potenciar sus fortalezas. En especial, las dos primeras son de suma importancia. El itinerario único hasta los dieciséis años ha demostrado su inoperancia, además de constituir una fuente de problemas disciplinares. El objetivo debe ser acabar con el monumental embudo del primer ciclo de la ESO, donde alumnos de entre 12 y 16 años convivían hasta ahora en un pandemonium de intereses y actitudes completamente dispares. Si ese período crítico persiste, el sistema volverá a chirriar precisamente en lo que son sus goznes. La propuesta del gobierno, en este sentido, no parece muy definida. Por un lado, establece una evaluación externa al final de la Primaria, lo cual es bueno. Por otro, concede el paso al instituto tras una sola repetición, fiando el progreso del alumno a unas “medidas de refuerzo” de improbable eficacia.

Las evaluaciones externas al final de cada etapa son una buena noticia, aunque conllevan un peligro teleológico: que el fin último de la escuela consista en superar los estándares fijados en los exámenes nacionales. Habrá que ser muy cuidadoso en la confección de las pruebas y procurar que todas las asignaturas del programa contribuyan a la formación humanística y científica del alumno. Este riesgo es aún mayor si se mantiene un bachillerato de sólo dos años, el más corto de Europa.

También será interesante comprobar cómo se maneja el espinoso asunto de los directores profesionales. Siendo necesarios, sería un error acumular en una sola figura un poder excesivo, sobre todo si traspasa los límites de la libertad de cátedra. La profesionalización debe estar fundada en el conocimiento claro de las atribuciones propias y la absoluta desvinculación política de los cargos directivos.

Poco más se puede decir, excepto que el PP sigue siendo el más radical de entre los tibios. Su proyecto, en principio, debería mejorar lo que tenemos, pero adolece de personalidad. Demasiadas soluciones de compromiso y, lo peor de todo, un lenguaje tan neutro y quirúrgico como un informe del FMI. Leyéndolo, uno tiene la sensación de que lo ha redactado el Ministro de Economía, con sus inputs y outputs incluidos. Bien está que se quiera garantizar un buen servicio a los ciudadanos, pero un cierto aliento humanístico es tan consustancial a la escuela como los gráficos lo son a las finanzas. La eficiencia, en este terreno, no se mide sólo en cifras, sino que debe estar respaldada por una concepción filosófica.

Quizá porque el discurso no está claro, el PP ha abierto su correo electrónico a las propuestas de los contribuyentes. Como era de esperar, lo que han obtenido es un cajón de sastre donde caben planteamientos experimentales, ideas conservadoras y todo lo que pueda imaginarse entre ambos polos. Esta variedad en la demanda nos hace pensar que no está lejos el día en que el Estado deba ceder muchas de sus competencias monopolísticas a la sociedad civil, también en asuntos educativos. Resulta curioso que el cheque escolar figure como una de esas posibilidades, no sólo en el buzón de sugerencias pepero, sino también en el programa de partidos como UPyD. Es posible que estemos avanzando hacia un nuevo paradigma, uno en el que todos los métodos y visiones de la enseñanza puedan entrar en libre competencia y ganarse el favor o el descrédito de los ciudadanos.

Mientras tanto, desconfíen de las voces que tildarán a este borrador de panfleto fascistoide y elitista. Son las mismas que antes se ocluían en una g sabrosa, pletórica de gusto.

Estén atentos a su pantalla.

Anuncios