Los cuatro profesores que me leen ya se habrán percatado de que la actividad del Individuo ha llegado a su Fin. Han pasado dos años y medio desde el primer artículo, “Adaptación al medio“, que se abría, por desgracia, con una cita profética:

“La autonomía de los centros educativos es una conditio sine quanon para que la enseñanza se adapte a las situaciones socioculturales donde se encuentran inmersos” (José Gutiérrez Galende, portavoz del Consejo Andaluz de Colegios de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras)

Hoy, en Andalucía, ya tenemos el ROC, que nos provee de una autonomía tan inflexible como conviene a quienes mandan. Y la enseñanza no ha dejado de “adaptarse”, convirtiendo los contenidos de las asignaturas en nebulosas áreas con espíritu de Reader´s Digest. Hoy todo el mundo habla con naturalidad de las competencias básicas y de lo meritorio que resulta, desde el punto de vista académico, saber convivir. Todo contra lo que luchaba esta bitácora ha prosperado sin remedio

Y lo peor  es que no hay indicios de que vaya a escampar en el futuro. Sí, tal vez el PP adopte un par de medidas cosméticas e insustanciales, pero uno tiene la sensación de que la enseñanza pública a gran escala está viviendo sus últimos días. El Humanismo y el espíritu de la Ilustración no figuran en el repertorio de la escuela mesocrática, emotiva y competencial.

Por lo demás, lo que tenía que decir ya está recogido en el centenar largo de artículos que pueden consultarse en este espacio. Persistir en la escritura sería caer en el fatigoso vicio de la grafomanía. Si alguna vez les sirvieron, o aún pueden servirles en el futuro, habrán cumplido el propósito para el que fueron redactados.

Muchas gracias a quienes han intervenido en el foro durante estos dos años, ya fuese para la coincidencia o para el desacuerdo.

Hasta la vista.

Anuncios